Tengo la barriga muy pequeña ¿Es normal?


Hoy recibimos este mensaje: Estoy de 7 meses de embarazo y casi no tengo barriga…He pasado todo el embarazo sin muchos síntomas y en todas las revisiones me han dicho que todo va bien. Pero la verdad es que yo me preocupo un poco porque casi no tengo barriga… Algunos días estoy más hinchada y la barriga me aplasta el estómago, pero por lo general, tengo una pancita muy pequeña….

¿Es normal tener poca barriga? ¿Estará creciendo bien mi bebe?

Mientras tu doctor diga que tu bebé se está desarrollando adecuadamente y tu aumento de peso sea normal, no hay motivo para preocuparse.

El tamaño de la barriga en el embarazo puede depender de muchos factores y no significará obligatoriamente que el bebé que viene en camino va ser de más o menos peso o tamaño. No tiene nada que ver. Para comprobar la evolución del bebé lo mejor son siempre las pruebas profesionales.

Tu doctor  utilizará varias medidas (no tu apariencia) para asegurarse de que el crecimiento de tu bebé sea adecuado. En tu primer trimestre, te hará un examen pélvico para determinar el tamaño de tu útero en crecimiento, u solicitará un ultrasonido para ver el tamaño de tu bebé.

Mas o menos en la semana 20 de gestación, tu obstetra medirá y empezará a monitorizar la altura del fondo de tu útero (la distancia de tu hueso púbico a la parte superior de tu útero) para estimar el tamaño, el índice de crecimiento y la posición de tu bebé. Si todavía no te han hecho un ultrasonido, esta prueba te dará incluso más información sobre cómo está creciendo tu bebé.

Qué puede influir en el tamaño de la barriga en el embarazo

Hay muchos factores que pueden interactuar para condicionar el tamaño y la forma del vientre de la madre durante la gestación. A continuación compartimos algunos de los que, según los expertos, más marcan esta realidad.

– Edad gestacional: “Obviamente, cuanto más avanzado esté el embarazo, mayor va a ser el abdomen”, explica García Flores. Sin embargo, el tamaño del bebé no es lo único que influye en el crecimiento del perímetro abdominal, por lo que dos mujeres con las mismas semanas de embarazo y un feto de similares características pueden tener barrigas completamente diferentes, ejemplifica.

– Tono muscular: “Cuando se tiene poco tono muscular en el abdomen, lógicamente cualquier cambio o aumento de peso se nota mucho más”, señala Coronado. “Este es un factor muy importante”, comenta García Flores, quien recuerda que esto es lo que hace que, generalmente, los segundos embarazos sean más voluminosos y se aprecien antes a simple vista que las primeras gestaciones.

-Situación fetal: También puede influir en el volumen de la barriga cómo se encuentra el bebé en el útero. “Si se encuentra con la espalda pegada a la columna de la madre y las piernas hacia adelante el abdomen puede tener un aspecto un poco más picudo”, indica Coronado. Por otro lado, si el feto está colocado en vertical o cerca de la cara posterior del útero, la tripa suele abultar menos.

– Anchura de la pelvis: De la misma manera, también es significativa la constitución pélvica de la futura madre. En aquellas en las que la pelvis es más estrecha, el bebé tiende a encajarse menos, lo que lleva aparejado un mayor volumen en la barriga, coinciden los especialistas.

– Cantidad de grasa: Independientemente de la evolución del embarazo, también es clave el peso previo de la madre y la cantidad de kilos que engorde durante los nueve meses. Actualmente, los especialistas coinciden en señalar que las mujeres con un índice de masa corporal normal previo a la gestación no deberían ganar mucho más de 12 kilos para evitar complicaciones.

– Otros factores: También pueden modificar el tamaño de la barriga -aunque sea temporalmente- otros factores, como la cantidad de líquido amniótico o los gases habituales durante el embarazo.

Nota: Cada embarazo es diferente y cada bebé en desarrollo también, nunca te compares con otras embarazadas (Si tu médico dice que todo está perfecto, no tienes por que preocuparte), aunque a veces es difícil con tantas presiones de las personas “que esa barriga no crece” “que está muy grande” etc.

Cuando yo estaba embarazada de mi primer hijo, me decían “y es un perrito chihuahua” que tienes en la panza…Y créanme que no me faltaban ganas de decirle algunos insultos, pero me quedaba callada. Esos comentarios me hacían sentir muy mal y me hacían que me preocupara (comía como una loca) pensando que mi bebé no estaba engordando y creciendo como debía (a pesar de ir a mis citas).

Les cuento mi experiencia porque sé que es frustrante y no quiero que cometan el mismo error que yo ¡Comer de mas sin necesidad!

Esperamos que este artículo las haya hecho entender un poco más el porqué de todos los cambios en el tamaño de la barriga en el embarazo.